El Ventall Violeta | nº 9

Boletín número 9 – junio de 2013.
EDITA Coordinadora de Dones per la Igualtat de Xirivella.
COMPUESTA por Col·lectiu Feminista Victoria Sau, Espai Violeta, Asociación de Mujeres Solidarias (AMSOL), Dones de Xirivella en Acció, Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC).

Anuncios

El Ventall Violeta | nº 8

Boletín número 8 – noviembre de 2012.
EDITA Coordinadora de Dones per la Igualtat de Xirivella.
COMPUESTA por Col·lectiu Feminista Victoria Sau, Espai Violeta, Asociación de Mujeres Solidarias (AMSOL), Dones de Xirivella en Acció, Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC).
REUNIONES los primeros lunes de mes a las 19.00 en la Casa de la Dona.
CONTACTO donespv@otromundoesposible.com

La prostitución, una reflexión pendiente

La normalidad con la que se ha vivido la prostitución está puesta en cuestión. El debate social es creciente y, en demasiadas ocasiones, se produce desde los tópicos que conlleva el desconocimiento. Este encuentro se plantea reflexionar sosegadamente sobre las diferentes dimensiones que abarca la prostitución. Lo haremos desde una perspectiva de género, porque es ejercida mayoritariamente por mujeres y niñas; desde una perspectiva de derechos humanos, porque es un hecho constatado que va indisolublemente unido a la trata y a la explotación sexual; y desde una perspectiva mercantilista, porque convierte a la mujer en un producto de consumo. Y para ello, contaremos con dos grandes expertas en la materia: Mª José Barahona, profesora de trabajo social en la Universidad Complutense de Madrid, y Consuelo Barea, médica psicoterapeuta y experta en violencia de género. La clausura correrá a cargo de Emilia Caballero, adjunta primera del Síndic de Greuges.

El XIII encuentro, organizado por Dones de la Comarca de l’Horta Sud y la Coordinadora de Dones de Xirivella, se celebra el 1 de diciembre en el centro comercial Gran Turia de Xirivella. La inscripción cuesta 5 euros y es obligatoria para poder asistir. La comida es opcional y su precio de 10 eruros. Pueden facilitar sus datos (nombre, correo, teléfono, localidad y asociación si están en alguna) a donescomarcahortasud@gmail.com

El número de cuenta en el que realizar el ingreso, antes del 27 de noviembre, es de Caixa Popular 3159 0029 3320 93552913

El horario es a las 9.00 acreditaciones, a las 10h inauguración, a las 10.30 la ponencia de Mª José Barahona “La prostitución, un viaje más allá de lo visible”. A las 12h, una pausa café y luego coloquio hasta la comida. Por la tarde se retoma a las 15.45 con la ponencia “El consentimiento para la prostitución”, de Consuelo Barea, luego coloquio y a las 18h la clausura.

Crónica de la segunda jornada de la Casa de la Dona de Xirivella

“Educar para avanzar en igualdad”, ha sido el lema de esta edición celebrada el 27 de mayo en el auditorio municipal. La inauguración ha corrido a cargo del alcalde de Xirivella, Enrique Ortí, y de la concejala dela Mujer, Trinidad Martínez, que han agradecido el trabajo desinteresado de los colectivos de mujeres en la organización del evento.

Posteriormente se ha entregado el premio Seneca Falls a Teresa Alcalá, abogada especializada en violencia de género y mediadora familiar. De ella, ha destacado su compañera Mª José Clarí, técnica de Igualdad, su profesionalidad y su implicación con las mujeres, sobre todo con quienes están pasando situaciones más difíciles. De hecho, una de las usuarias del servicio de asesoramiento, Isabel Rubio, lo ha corroborado y ha añadido la que considera una de sus mejores cualidades: la humildad.

Alicia Miyares Fernández, doctora en Filosofía y consejera dela Unidadde Igualdad de Género del anterior Ministerio de Educación, ha impartido la primera conferencia sobre “Educación y ciudadanía”. En su exposición ha definido la educación como un proceso por el que las personas adquieren capacidades y habilidades para transformar la realidad, de forma que pueda integrar por igual a mujeres y a hombres.

Miyares ha afirmado que se traslada a la escuela una educación sexista y para demostrarlo ha proyectado imágenes que pueden encontrarse actualmente en los libros de texto, como el retrato de la evolución humana en el que solo aparecen representados los hombres o una imagen de la edad antigua en la que el hombre camina por delante con una lanza y una mujer embarazada le sigue, destacando así su función reproductora. “Lo peor es que en muchas culturas la mujer continúa caminando por detrás”, asegura. 

Otro ejemplo es la descripción en los tratados de filosofía de Simone de Beauvoir como novelista y amante de Sartre, cuando a él se le califica de filósofo y no se le atribuye parentesco. O el caso de Madame Curie que siempre aparece fotografiada junto a su marido. “El alumnado reproduce de forma radicalizada lo que ve en su ambiente”, por lo que la tarea del profesorado tiene que reforzarse con leyes y el compromiso de los Gobiernos por desactivar estereotipos sexistas, concluye Alicia Miyares.

Elena Simón Rodríguez, analista de género, formadora feminista y escritora, ha explicado las tres patas de la coeducación: la igualdad de oportunidades, de trato y de condiciones. La primera de ellas alude a la igualdad formal, conseguida en la mayoría de países desarrollados. La segunda pata se refiere al LIC (lenguaje para la igualdad en la comunicación), a la presencia de la historia de las mujeres en el currículo educativo o a la imagen que se refleja de los hombres y de las mujeres en los libros de texto; esta pata está coja. Y respecto a la de condiciones, la podríamos representar simbólicamente como una “mochila” cargada de estereotipos que llevan a la espalda, rosa en el caso de las niñas y azul en el de los niños.

Simón define la coeducación como “un proceso de intervención intencionado que, partiendo de la realidad de sexos diferentes y géneros desiguales, pretende construir un mundo común y no enfrentado”. Por eso es tan importante que la igualdad se enseñe en las aulas. Para acabar ha lanzado un llamamiento a las feministas para que visibilicen a las mujeres a través del lenguaje, “¡somos más que los académicos!”.

Enlaza con el álbum de fotos

Educar para avanzar en igualdad

La Casa de la Dona de Xirivella organiza sus segundas jornadas, esta vez centradas en el tam de la educación en igualdad. Son el 27 de mayo en el auditorio del Ayuntamiento de la localidad, en la plaza de la Concordia 6. Tras las acreditaciones, que son de 9.30 a 10 horas, se presentan las jornadas y el premio Seneca Falls, que este año ha recaido en Teresa Alcalá Mellado, abogada especialista en violencia de género y mediadora familiar.

A las 10.45, la conferencia “Educación y ciudadanía” a cargo de Alicia Miyares Fernández, doctora en Filosofía y consejera técnica de la Unidad de Igualdad de Género del Ministerio de Educación. Después del coloquio y de un breve descanso, comienza la conferencia “La igualdad también se aprende: cuestión de coeducación”, de Elena Simón Rodríguez, analista de género, formadora feminista, experta en coeducación y escritora.

Para la inscripción a las jornadas, que es obligatoria, podrás descargarte el formulario  y enviarlo a inscripciojornadacasadona@gmail.com. El precio son 6 euros y la fecha límite el 21 de mayo. Habrá ludoteca infantil si hay un número suficiente de criaturas. Además, también podrás quedarte a comer por 12 euros más.

El Ventall Violeta | nº 7

Boletín número 7 – abril de 2012.
EDITA Coordinadora de Dones per la Igualtat de Xirivella.
COMPUESTA por Col·lectiu Feminista Victoria Sau, Espai Violeta, Asociación de Mujeres Solidarias (AMSOL), Dones de Xirivella en Acció, Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC).
REUNIONES los primeros lunes de mes a las 19.30 en la Casa de la Dona.
CONTACTO casadeladona@xirivella.es

No decimos adiós, solo hasta luego

Son épocas de despedidas. Adiós a las políticas de conciliación, a las campañas contra la violencia de género. Adiós a los planes de igualdad en las empresas, a las medidas antidiscriminatorias en el ámbito laboral. Es el resultado de los efectos complementarios de una reforma laboral letal para las mujeres junto con unos presupuestos coherentes con toda una política de recortes que viene de lejos y pretende llegar más lejos todavía.

Las que dicen ser soluciones a la crisis, son precisamente las medidas que hacen necesario sacar los pañuelos para despedir a una serie de derechos y recursos con los que se pretendía equilibrar la miope balanza social que carga sobre las mujeres responsabilidades de forma injusta y solapada mientras que les niega participar de forma igualitaria en los espacios públicos.

No hay que equivocarse. Se recorta y se suprime aquello que no se considera importante. Aquello que es considerado accesorio o prescindible por quienes gobiernan. Y ahí estamos nosotras, las mujeres y nuestros derechos. Nosotras, las eternas víctimas. Nosotras, que nos quejamos de vicio, quizás por una incomprensible falta de autoestima que nos hace reclamar cansinamente que queremos un lugar en el mundo, tan habitable como cualquier otro. Pero si nos tratan como a reinas, si nos abren las puertas para que pasemos primero, si no se cansan de alegrarnos los oídos con sinceros y cálidos elogios… Si el mundo es nuestro y hacemos lo que queremos…

Pero en justa contrapartida, en la hora de las privaciones hemos de estar dispuestas a contribuir con generosidad al sacrificio que se nos exige a todos. Si la imprescindible austeridad que nos hará recuperar el favor de esos mercados a los que hemos defraudado, exige el cierre de las escuelas infantiles y por supuesto el olvido de cualquier promesa de ampliación de plazas, habremos de ser nosotras las mujeres, como siempre ha sido, las que acunemos en nuestros brazos a los menores que tanto nos necesitan. Siendo imprescindible la paralización de la Ley de Dependencia e imposible al parecer, la promulgación de leyes que aumenten la presión fiscal y que incrementen la recaudación, no se trata de dejar a las personas dependientes en la calle, porque sería inhumano e incivilizado. Pero se puede requerir a las mujeres, estimulando su instinto protector y su afán de dar cuidados para que los ejerzan full time y sin retribución, como sólo ellas saben y quieren hacer.

Al fin y al cabo, dado el enorme número de personas sin trabajo, las mujeres no tienen derecho a reclamar lo que no hay, así que deben retomarse las viejas costumbres y tradiciones que nunca han caducado del todo y volver a ese hogar y a esas tareas que nadie mejor y más barato que ellas puede desempeñar.

Son adioses pero de ninguna forma definitivos. En el siglo de la revolución de las mujeres no parece creíble que vayamos a permanecer inertes y resignadas más tiempo del indispensable para organizar la reacción. Por eso, en realidad, no decimos adiós. Es más bien un “hasta luego”, o mejor aún, un “hasta pronto”. Y ya se sabe que las mujeres no alardeamos, ni fanfarroneamos. Solo, con prudencia y absoluta seguridad, hacemos la advertencia necesaria para que nadie se lleve a engaño.

Mar Vicent, de Xeteba